<div _ngcontent-c17 = "" innerhtml = "

La sesión de ganancias del tercer trimestre está sobre nosotros, y el Wall Street Journal informa que dieciséis compañías tienen Ya indicó que un dólar "fuerte" afectará sus resultados. El sector tecnológico del S&P 500, que genera más de la mitad de sus ingresos en el extranjero, está muy expuesto al riesgo cambiario. Las empresas que producen materiales, así como las compañías de energía y los productos básicos de consumo, también están en la mira de un dólar fuerte.

Las preocupaciones de ganancias generadas por los zigs y zags del dólar estadounidense no siempre fueron el caso. En 1944, el Acuerdo de Bretton Woods estableció un nuevo sistema monetario global. Su sello distintivo era la estabilidad del tipo de cambio. Esa estabilidad estuvo acompañada por una aceleración general del crecimiento en la edad de oro de la posguerra. Para 1973, el sistema había sido arrastrado al basurero por la escoba del presidente Nixon. Con eso, el mundo entró en una era de tipos de cambio flexibles e inestables, o lo que mi buen amigo, el gran Jacques de Larosière denomina un antisistema.

Esta inestabilidad del tipo de cambio crea problemas: grandes problemas, tanto para la economía como para las corporaciones. Si miramos hacia atrás al inicio de la Gran Recesión, deberíamos preguntarnos, ¿fueron estables los tipos de cambio en el otoño de 2008? Como resultado, uno de los pocos que tenía un enfoque láser en lo que él considera el precio más importante del mundo, el tipo de cambio dólar-euro, fue otro buen amigo, el Nobel Robert "Bob" Mundell . Padre fundador de la economía del lado de la oferta, Bob siempre se centra en los precios. Eso ciertamente separa a Mundell de Ben Bernanke, quien fue presidente de la Reserva Federal en septiembre de 2008. Bernanke consideró conveniente ignorar las fluctuaciones en el valor del dólar. De hecho, los cambios en el valor del tipo de cambio del dólar no aparecieron como una de las seis métricas en el "Tablero de Bernanke", el que el Presidente usó para evaluar la adecuación de la política monetaria.

Bueno, echemos un vistazo a lo que Mundell Vimos en los meses que rodean el colapso de Lehman y el inicio de la Gran Recesión. Observó un cambio vertiginoso en el tipo de cambio dólar-euro (ver la tabla a continuación). En el período julio-noviembre de 2008, el dólar se apreció casi un 24% frente al euro. Acompañando a ese swing fue aún más agudo en el precio del petróleo. Se desplomó un 57%. El oro también tuvo una fuerte caída de casi el 22%. Y, de acuerdo con las teorías del lado de la oferta de Mundell, los cambios en los tipos de cambio transmiten inflación (o deflación) a las economías, y pueden hacerlo rápidamente. No es sorprendente, entonces, que la tasa anual de inflación en los EE. UU. Haya pasado de una alarmante tasa de 5.6% en julio de 2008 a una deflación absoluta de 2.1% un año después. Este swing de 7.7 puntos porcentuales es realmente impresionante.

Entonces, en términos de política monetaria, Mundell vio lo obvio: la Fed estaba demasiado apretada, masivamente demasiado apretada. El dólar se disparaba y los precios de las materias primas se derrumbaban. El presidente de la Fed, Bernanke, no vio nada de esto porque los tipos de cambio ni siquiera estaban en su tablero. Lamentablemente, la presión monetaria masiva de la Reserva Federal y el dólar inestable resultante condujeron a la economía a una recesión.

Bueno, aquí estamos nuevamente. Hoy en día, existe una gran tensión en el antisistema internacional. La fortaleza del dólar ha aumentado el dolor de los mercados emergentes. De hecho, los mercados emergentes y las materias primas están bajo una gran presión a la baja. Y, varias monedas de mercados emergentes, especialmente el peso argentino, se han derrumbado, lo que ha disparado la inflación. Es hora de deshacerse del antisistema internacional y buscar la estabilidad

Esta temporada de ganancias no es la única vez que las empresas han mostrado preocupación por la inestabilidad del tipo de cambio y sus riesgos asociados. En 2017, le encargué a dos de mis asistentes, Zackary Baker y Cameron Little, lo que era un trabajo oneroso. Leen todos los informes anuales de las 100 compañías más grandes de los EE. UU. Para determinar si las compañías notaron exposición al riesgo cambiario, si cubrieron esos riesgos y si cuantificaron sus pérdidas cambiarias.

Como indica el cuadro a continuación, el 100% de Las compañías más grandes de EE. UU. indicaron una exposición a los riesgos cambiarios, y el 80% indicó que cuantificaron sus pérdidas. Es obvio: las corporaciones estadounidenses deberían proporcionar una coalición fuerte para apoyar un nuevo sistema que asegure una mayor fijación y previsibilidad del tipo de cambio.

Entonces, ¿qué hay que estabilizar? Las dos monedas más importantes del mundo, el dólar y el euro, deberían, mediante un acuerdo formal, comerciar en una zona de estabilidad ($ 1.20 – $ 1.40 por euro, por ejemplo). Según dicho acuerdo, el Banco Central Europeo (BCE) estaría obligado a mantener esta zona de estabilidad defendiendo un dólar débil mediante compras en dólares. Del mismo modo, el Tesoro de los Estados Unidos (UST) estaría obligado a defender un euro débil comprando euros. En el cuadro a continuación se muestra exactamente lo que habría sucedido bajo dicho sistema (de hecho) desde la introducción del euro en 1999. Cuando el tipo de cambio euro-dólar era inferior a $ 1,20 por euro y el euro era débil, el UST habría estado comprando euros (en los períodos 1999-2003 y 2014-2019). Cuando el tipo de cambio euro-dólar estaba por encima de $ 1,40 por euro y el dólar era débil, el BCE habría estado comprando dólares (en algunos del período 2007-2011).

La ​​estabilidad podría no ser todo, pero todo no es nada sin estabilidad.

">

La ​​sesión de ganancias del tercer trimestre está sobre nosotros, y el Wall Street Journal informa que dieciséis compañías tienen Ya indicó que un dólar "fuerte" afectará sus resultados. El sector tecnológico del S&P 500, que genera más de la mitad de sus ingresos en el extranjero, está muy expuesto al riesgo cambiario. Las empresas que producen materiales, así como las compañías de energía y los productos básicos de consumo, también están en la mira de un dólar fuerte.

Las preocupaciones de ganancias generadas por los zigs y zags del dólar estadounidense no siempre fueron el caso. En 1944, el Acuerdo de Bretton Woods estableció un nuevo sistema monetario global. Su sello distintivo era la estabilidad del tipo de cambio. Esa estabilidad estuvo acompañada por una aceleración general del crecimiento en la edad de oro de la posguerra. Para 1973, el sistema había sido arrastrado al basurero por la escoba del presidente Nixon. Con eso, el mundo entró en una era de tipos de cambio flexibles e inestables, o lo que mi buen amigo, el gran Jacques de Larosière denomina un antisistema.

Esta inestabilidad del tipo de cambio crea problemas: grandes problemas, tanto para la economía como para las corporaciones. Si miramos hacia atrás al inicio de la Gran Recesión, deberíamos preguntarnos, ¿fueron estables los tipos de cambio en el otoño de 2008? Como resultado, uno de los pocos que tenía un enfoque láser en lo que él considera el precio más importante del mundo, el tipo de cambio dólar-euro, fue otro buen amigo, el Nobel Robert "Bob" Mundell . Padre fundador de la economía del lado de la oferta, Bob siempre se centra en los precios. Eso ciertamente separa a Mundell de Ben Bernanke, quien fue presidente de la Reserva Federal en septiembre de 2008. Bernanke consideró conveniente ignorar las fluctuaciones en el valor del dólar. De hecho, los cambios en el valor del tipo de cambio del dólar no aparecieron como una de las seis métricas en el "Tablero de Bernanke", el que el Presidente usó para evaluar la adecuación de la política monetaria.

Bueno, echemos un vistazo a lo que Mundell Vimos en los meses que rodean el colapso de Lehman y el inicio de la Gran Recesión. Observó un cambio vertiginoso en el tipo de cambio dólar-euro (ver la tabla a continuación). En el período julio-noviembre de 2008, el dólar se apreció casi un 24% frente al euro. Acompañando a ese swing fue aún más agudo en el precio del petróleo. Se desplomó un 57%. El oro también tuvo una fuerte caída de casi el 22%. Y, de acuerdo con las teorías del lado de la oferta de Mundell, los cambios en los tipos de cambio transmiten inflación (o deflación) a las economías, y pueden hacerlo rápidamente. No es sorprendente, entonces, que la tasa anual de inflación en los EE. UU. Haya pasado de una alarmante tasa de 5.6% en julio de 2008 a una deflación absoluta de 2.1% un año después. Este swing de 7.7 puntos porcentuales es realmente impresionante.

Entonces, en términos de política monetaria, Mundell vio lo obvio: la Reserva Federal estaba demasiado apretada, masivamente demasiado apretada. El dólar se disparaba y los precios de las materias primas se derrumbaban. El presidente de la Fed, Bernanke, no vio nada de esto porque los tipos de cambio ni siquiera estaban en su tablero. Lamentablemente, la presión monetaria masiva de la Reserva Federal y el dólar inestable resultante condujeron a la economía a una recesión.

Bueno, aquí estamos nuevamente. Hoy en día, existe una gran tensión en el antisistema internacional. La fortaleza del dólar ha aumentado el dolor de los mercados emergentes. De hecho, los mercados emergentes y las materias primas están bajo una gran presión a la baja. Y, varias monedas de mercados emergentes, especialmente el peso argentino, se han derrumbado, lo que ha disparado la inflación. Es hora de deshacerse del antisistema internacional y buscar la estabilidad

Esta temporada de ganancias no es la única vez que las empresas han mostrado preocupación por la inestabilidad del tipo de cambio y sus riesgos asociados. En 2017, le encargué a dos de mis asistentes, Zackary Baker y Cameron Little, lo que era un trabajo oneroso. Leen todos los informes anuales de las 100 compañías más grandes de los EE. UU. Para determinar si las compañías notaron exposición al riesgo cambiario, si cubrieron esos riesgos y si cuantificaron sus pérdidas cambiarias.

Como indica el cuadro a continuación, el 100% de Las compañías más grandes de EE. UU. indicaron una exposición a los riesgos cambiarios, y el 80% indicó que cuantificaron sus pérdidas. Es obvio: las corporaciones estadounidenses deberían proporcionar una coalición fuerte para apoyar un nuevo sistema que asegure una mayor fijación y previsibilidad del tipo de cambio.

Entonces, ¿qué hay que estabilizar? Las dos monedas más importantes del mundo, el dólar y el euro, deberían, mediante un acuerdo formal, comerciar en una zona de estabilidad ($ 1.20 – $ 1.40 por euro, por ejemplo). Según dicho acuerdo, el Banco Central Europeo (BCE) estaría obligado a mantener esta zona de estabilidad defendiendo un dólar débil mediante compras en dólares. Del mismo modo, el Tesoro de los Estados Unidos (UST) estaría obligado a defender un euro débil comprando euros. En el cuadro a continuación se muestra exactamente lo que habría sucedido bajo dicho sistema (de hecho) desde la introducción del euro en 1999. Cuando el tipo de cambio euro-dólar era inferior a $ 1,20 por euro y el euro era débil, el UST habría estado comprando euros (en los períodos 1999-2003 y 2014-2019). Cuando el tipo de cambio euro-dólar estaba por encima de $ 1,40 por euro y el dólar era débil, el BCE habría estado comprando dólares (en algunos del período 2007-2011).

La ​​estabilidad podría no ser todo, pero todo no es nada sin estabilidad.

.
[DISPLAY_ULTIMATE_PLUS]

Referencia: https://www.forbes.com/sites/stevehanke/2019/10/22/the-strong-dollar-hits-us-corporate-profits/#60e5a5e0375f